Falso vivo
home > Política y Ciudadanía > Bielsa: "El país está entrando en una etapa de horror"
Bielsa: "El país está entrando en una etapa de horror"

07/02/2019

La precandidata sostuvo que las principales preocupaciones de los santafesinos son el narcotráfico, la inseguridad y los efectos en la economía del Gobierno de Macri

Se avecinan las elecciones en Santa Fe y los precandidatos ultiman detalles antes del cierre de listas. Según marca el calendario electoral, las Elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias se desarrollarán el próximo 28 de abril y las generales serán el 16 de junio. Para llegar a la primera instancia electoral, los interesados deben presentar sus postulaciones hasta el 22 de febrero.

En ese sentido la arquitecta recibida en la Universidad Nacional de Rosario y docente de la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño, María Eugenia Bielsa, será una de las aspirantes a ocupar la “Casa Gris”. Su presentación a los comicios será a través del espacio “Encuentro por Santa Fe”, dentro del Partido Justicialista.

Bielsa ya estuvo en un cargo ejecutivo entre 2003 y 2007, siendo la vicegobernadora de Jorge Obeid. Además se desempeñó como concejala de Rosario entre 2007 y 2011 y como diputada provincial, entre 2011 y 2013. A solo 15 días del cierre de listas, la precandidata fue entrevistada por Coco López en “Rompiendo los Cocos”.

 

¿Qué percepción tenés de esta campaña electoral?

Hay una primera lectura que es muy importante que la política tome nota. Si nosotros miramos la Argentina y la provincia y lo extiendo a Latinoamérica, con los mismos cristales que lo leíamos hace 4 años, cometemos un enorme error. El cambio es vertiginoso. Hay un cambio respecto a la percepción respecto a la utilidad de la política para resolver los problemas cotidianos de los ciudadanos; hay un abrumador cambio en los problemas en donde nos encontramos inmersos. El que piense que es una campaña electoral más y que el diálogo con los santafesinos va a ser igual como lo fuera hace 4, 8 o 12 años se equivoca. Hemos decidido que vamos a romper la contaminación de discusión entre políticos porque no hay que hablarle a la política ni descalificarla o calificar, hay que hablar con los santafesinos. Ellos tienen muy en claro cuáles son sus problemas y cuáles son sus soluciones. El oído tiene que estar puesto en cómo ayudar para que se puedan solucionar. Se hace imperioso remover los obstáculos con los que el Estado limita muchas de las acciones que el sector privado, la sociedad organizada, los sindicatos o los trabajadores pretender diseñar su propia vida.

 

Tenés una experiencia en el Gobierno provincial. ¿Hacés comparaciones con la Santa Fe que conociste cuando eras vicegobernadora?

Absolutamente. Puedo hacer dos reflexiones. En algunas cuestiones se parecen porque sin entrar a discutir si es igual o no al 2001, se demuestra que la Argentina vuelve al mismo lugar. Y la verdad es que cuando superamos el 2001 y llegamos al Gobierno en el 2003 pensé que a este lugar no íbamos a volver. Y hemos vuelto. La Argentina necesita curarse y necesita de políticos que interpreten que hay una curación necesaria y que es posible. Recuerdo el Gobierno de Obeid y pongo el mérito en él. Él decidió en un momento como éste que no iba a aumentar los impuestos a los ciudadanos porque no correspondía que el contribuyente se hiciera cargo de los desaciertos de la política. Lo que hacía era retrotraer la capacidad de las empresas, las PyMES, del empleo y los contribuyentes. Tomó esa decisión y la mantuvo en los cuatro años. Santa Fe fue una provincia que no cayó en la cuasimoneda, cerró su presupuesto sin déficit y dejó un fondo anticíclico, virtuoso si lo hubo, que nos serviría para paliar la crisis que estamos atravesando. La crisis de la macroeconomía que impacta en el desarrollo y la creación de empleo en Santa Fe. Eso para ver que hay cosas que la provincia puede hacer en momento de crisis cuando la macroeconomía no ayuda. Y si es distinta a la Santa Fe que gobernamos, sí, es absolutamente distinta. La situación del narcotráfico y la inseguridad no había penetrado de la forma en que lo hizo en estos 12 años. El registro de la inseguridad era otro y ahora está en el tope de las preocupaciones de los santafesinos. Cada uno diseña su vida de una manera u otra según el temor a que ocurra algo. Está organizada alrededor de la inseguridad y no teníamos esa situación en 2007. Había delitos pero no en la magnitud de la actualidad.

 

La mayoría de los políticos insiste que la solución de los problemas está en la unidad. ¿Cómo ves la unidad en su concreción en la realidad?

La palabra unidad la valoro muchísimo cuando los santafesinos nos dicen “júntense”, “únanse” para atacar los problemas de la inseguridad y el narcotráfico, que de alguna manera están vinculados a los 12 años del FPCyS y para atacar esta situación del Gobierno conservador de Mauricio Macri que está golpeando en lo más profundo en la economía de cada uno de nosotros, los que por suerte tenemos trabajo, los que no; las PyMEs y todo lo que se pudo desarrollar en los años de un Gobierno que tenía una tesis productivista, como el gobierno del cuarto peronismo. Cuando nos dicen “únanse” le doy mucho valor porque nos están pidiendo algo. Cuando la política valora la unidad quisiera que no fuera electoral para ganar las elecciones, sino una verdadera unión popular no solo dentro de las estructuras del PJ sino con otros partidos y una enorme cantidad de sectores de la sociedad civil que se han unido para resolver problemas que el Estado no resuelve: medioambiente, defensa al consumidor, el alquiler de la vivienda, el acceso al suelo, temas de género. Allí hay una enorme dimensión política que es trascendente. Con esos sectores tenemos grandes consensos. Es una unidad para la acción, para gobernar, y en la complejidad de este país que está entrando en una etapa de horror aunque todavía tenemos un margen. Del 2016 al 2018 la EPE aumentó el 675% la energía y nuestros sueldos no aumentaron ni un 75%; ASSA aumentó un 251% el servicio de agua, Litoral Gas aumentó el 3763%.

 

Aranguren acabó de decir que la energía no es un derecho humano

Eso es falta de sensibilidad… la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires dijo por qué tenemos que pagar con la escuela nocturna el estudio de aquellos que fracasaron. Es una frase tan hiriente. Alguien que decide estudiar a los 40 años y terminar sus estudios secundarios lejos de ser un fracasado es un exitoso. Vale la pena tener la escuela nocturna abierta aunque la paguemos entre todos los contribuyentes para que aquellos que por alguna circunstancia no pudieron terminar sus estudios secundarios puedan hacerla. ¿La ministra Soledad Acuña nunca vio un caso donde el padre abandona a la madre y el pibe de 15 años tiene que dejar la escuela y salir a trabajar? ¿La ministra Soledad Acuña nunca sintió que una mujer se queda sola y tiene que sostener la estructura familiar y quiere hacer el secundario a los 40 años? La verdad me parece de una insensibilidad enorme como la de Aranguren y dentro de poco van a decir que el agua no es un derecho humano. Hay una cosa que está clara y es que cuando Macri dijo que le iban a declarar la guerra a la pobreza, lo que había decidido previamente era que le iba a declarar la guerra a los pobres y la clase media.

 

¿Tienen un plano de quiénes te van a acompañar en esta carrera electoral?

Por supuesto que hay un diseño. El anteproyecto está y luego viene el proyecto. Cuando sostenemos que hasta último momento la unidad no es de la política sino del pueblo y tiene un sentido, si llena todos los casilleros, invita a bailar al que no puede salir. Entonces no te puede aceptar la pieza. Nosotros vamos a dejar abiertas las piezas hasta el 22 de febrero porque vamos a trabajar por la unidad. Pero esa no es una fecha que le interese al santafesino, sino a la política. A nosotros nos interesan más las fechas que le interesan a los santafesinos. El anteproyecto está pero podemos construir un proyecto que trabaje más sobre los consensos y en eso estoy segura que hay grandes consensos. Proviniendo de lugares distintos nos encontramos con ciudadanos que nos dicen que hay que ir hacia un mismo lugar. Todos estamos preocupados por el trabajo, los que lo tenemos y los que no; los empresarios están preocupados por mantener su empresa y en la política estamos preocupados en que esa empresa crezca y se desarrolle. Todos los ciudadanos estamos preocupados por proteger nuestra vida, porque es el primer derecho. Tiene que haber un estado decidido a proteger la vida de los ciudadanos. Cuando uno se levanta, tiene una responsabilidad de Gobierno y ve que hay tres muertos en Rosario y dice que es un ataque entre bandas, esa banda son tres santafesinos que se mueren y que si hubiesen estado incorporados en un circuito laboral, a un sistema social más equitativo, pienso que podrían no haber caído en el delito.

 

¿Te tenés fe para resolver esos problemas?

Creo que no hay que ser exitista pero tampoco hay que creer que no es posible correr el límite de lo posible. Este es un camino largo de ida y el de vuelta probablemente también sea largo pero sí que hay dispositivo para resolverlos. Lo primero es que invertimos muchísimo en políticas sociales pero se hace con poca inteligencia. Si empezamos a pensar en la niñez desde que el chico nace y tenemos un proyecto para ese niño de a 10 o 15 años, claro que podemos resolverlo. No va ser inmediato, pero va a ser mediato y va a impedir que cada 15 años volvamos al sitio de donde partimos.