Falso vivo
home > Especiales > Coco López: "El imperio pretende ejercer una hegemonía, impidiendo el desarrollo libre y soberano"
Coco López: "El imperio pretende ejercer una hegemonía, impidiendo el desarrollo libre y soberano"

24/01/2019

Autor:
Alejandro Arnoletti

Venezuela está viviendo horas realmente complicadas luego de la autoproclamación de Juan Guaidó como “presidente encargado” con el patrocinio de Estados Unidos y un grupo de países, entre los que se encuentra Argentina. El desconocimiento a la investidura presidencial de Nicolás Maduro y la búsqueda de su derrocamiento motivaron la ruptura de relaciones diplomáticas con el gigante del norte.

Esta situación se da en el marco de una compleja crisis social y económica que afronta la nación bolivariana, producto de errores propios pero principalmente del bloqueo y la presión que viene sufriendo, profundizada desde la asunción de Donald Trump en Estados Unidos. En ese marco Maduro ganó las elecciones y asumió un nuevo mandato para Presidente que se extenderá hasta 2025.

 

 

Tras la jornada de este miércoles, las Fuerzas Armadas bolivarianas manifestaron su subordinación a Maduro. Se desconoce cuál puede ser el futuro, en el marco de una conflictividad social creciente y con dos facciones muy marcadas: la que apoya a Nicolás Maduro y la que reclama su destitución.

Para comprender qué pasa en Venezuela y sus posibles derivaciones, el portal de Radio UNR entrevistó a Coco López. El analista internacional es conductor de “Rompiendo los Cocos” en esta emisora y tuvo la oportunidad de cubrir dos elecciones en el país latinoamericano.

 

¿Qué análisis hace de lo ocurrido en las últimas horas en Venezuela?

Lo que está pasando hay que analizarlo retrospectivamente y minuto a minuto. Retrospectivamente estamos asistiendo a una crisis política, social y económica en Venezuela fruto de las maniobras de embargo, bloqueo y trabas que le han impuesto diversos países, en especial desde la asunción de Donald Trump en Estados Unidos. Pero sin embargo hay un episodio anterior, en abril de 2002, cuando Hugo Chávez fue desalojado del Gobierno por un grupo de civiles y militares, fue apresado y llevado a una isla. Allí el pueblo salió a las calles y exigió su vuelta al poder. Lo del bloqueo y que “están todas las opciones sobre la mesa” no es nuevo. Esta frase no es de hoy sino de 2017. Es decir que Venezuela es una molestia muy seria como en su momento lo fue la Cuba socialista o el gobierno popular de Salvador Allende en Chile. Cuando uno ve el libreto siempre es lo mismo e incluso ahora renació un organismo obsoleto y “perrito faldero” de Estados Unidos como es la Organización de Estados Americanos (OEA). Hoy ha habido una reunión de urgencia del organismo porque no todos los países de la OEA apoyan la asunción de Guaidó como presidente y fíjate la importancia que le ha dado Estados Unidos porque, cuando es habitual que participen los embajadores de cada país en la organización, en esta oportunidad fue Mike Pompeo, que es el Secretario de Estado de Estados Unidos. Buscaron así darle un mayor realce a la presencia y la presión de su país para las sanciones a Venezuela.

 

¿Considera que el método es el mismo?

El libreto es el mismo que sirvió en Guatemala en los 50; en la Bahía de los Cochinos o para Pinochet y el asesinato de Allende. Pero ahora nos encontramos con un dato que no es menor y es que, cuando varios países reconocen a Guaidó como presidente, el ministro de Defensa y las Fuerzas Armadas bolivarianas acaban de dar a conocer un documento en el cual plantean su subordinación a Nicolás Maduro. Y con la gente en la calle es el escenario para hacer ejercicios militares y desatar una guerra civil. Porque la guerra civil no solo se desata cuando hay gente armada en la calle sino también cuando las Fuerzas Armadas toman partido por una de los bandos que se manifiestan. Es un momento muy peligroso.

 

¿Qué opina de la posición argentina?

Lamento la posición del Gobierno argentino, que no es la misma de Uruguay, México, Nicaragua o Cuba. Lamento que se someta por razones políticas, económicas e ideológicas a través de la presión que ejerce EEUU a través de los organismos financieros internacionales y lamento mucho que ARG tome una posición de desconocimiento de desconocimiento.

 

 

¿Recuerda otra oportunidad en la que Argentina no haya pedido por la paz sino que se haya inclinado por una de las posturas?

Todo eso a través de la OEA cuando separó a Cuba del organismo internacional, por ejemplo. Tuve la posibilidad de cubrir dos elecciones en Venezuela y hablé con Chacho Álvarez, que era el jefe de los representantes y veedores. Me aseguró que las auditorias que se hacían en los distintos aparatos electrónicos que legitimaban las elecciones comprobaban que eran imposible torcer la voluntad. La cifra de las elecciones era lo que la gente había votado. La elección por la cual la oposición ganó la Asamblea Nacional vale. Pero la elección que ganó Maduro no vale. ¿Cómo es el asunto? ¿Vale la que gana el poder el imperialista pero las que no decimos que hay fraude y desconocemos al ganador? Venezuela merece de parte de la Argentina y algunos países de América Latina que no se doblegan fácilmente al poder imperial un llamado a la solidaridad para sacarla de este momento difícil que transcurre y dejar sentado que América Latina tiene una perspectiva de región libre, de paz y de convivencia.

 

¿Tiene registro de alguna otra oportunidad donde se haya llamado a un golpe de estado de forma televisada?

No lo recuerdo pero en la invasión de Guatemala, cuando Jacobo Arbenz comienza a hacer la reforma agraria, el presidente Eisenhower dijo que ha caído la cortina de hierro sobre Guatemala. O sea, han cambiado las épocas, cambia el lenguaje pero el sentido es el mismo. Poco tiempo después Guatemala fue invadida y Arbenz partió al exilio.

 

El 23 de enero es una fecha especial para Venezuela. ¿Fue elegida a propósito para lo ocurrido?

No sé si fue elegida a propósito pero el 23 de enero es una fecha tradicional y popular en Venezuela. Tal es así que el primer barrio que salió a reclamar la vuelta de Chávez se llama 23 de enero.

 

Recién me mencionaba a la OEA. Su presidente, Luis Almagro, fue muy criticado en las últimas horas.

Aparte de eso su partido de origen, el Frente Amplio, lo expulsó de sus filas y su país no reconoce a Guaidó como él lo ha reconocido de manera personal e impulsa al organismo para que la resolución sea conjunta.

 

 

¿Encuentra en el petróleo la principal razón para este conflicto?

Hay una anécdota que la refirió en su momento Néstor Kirchner. Él visitaba la Faja del Orinoco y estaba parado encima de tierras petroleras con Hugo Chávez. Allí Chávez le dijo: “no busques cuestiones ideológicas o políticas. Aquí abajo hay 500 mil millones de barriles de petróleo”. Se puede seguir un itinerario porque hay un libreto latinoamericano y mundial. Fijate el mecanismo por el que fue invadido Irak y derrocado Saddam Hussein, por ejemplo.

 

Las supuestas armas de destrucción masiva…

La mentira fue la herramienta principal. Y lo mismo hicieron con Libia y en otros países del despertar africano y de los pueblos. No hay nada nuevo en este relato. Hay algunas particularidades y por supuesto la que señalaste del petróleo es muy muy importante.

 

¿Es un llamado de atención a futuros países que puedan salirse del alineamiento?

Sí, por supuesto. Es una advertencia. Al que se salga de la fila le puede pasar lo mismo que a Venezuela.

 

¿Cómo se sale de esta situación?

Con unidad. Con gente en las calles reclamando sus derechos. Defendiendo las libertades, las elecciones…

 

La unidad que había en la región hace 10 años, por ejemplo…

Ponete a pensar todo lo que hemos perdido desde el “No al Alca” en Mar del Plata al día de hoy.

 

La derecha ha ido avanzando en la región

Es un signo de época cómo fue avanzando la derecha pero no solo en la región sino que en Europa también. Hay que tenerlo en cuenta.

 

¿Qué errores encuentra en Maduro para también contribuir a esta situación?

Evidentemente ha habido errores en la conducción. Pero también hay que reconocer en que el Gobierno estuvo cercado desde un primer momento y no fue un capaz de poder tomar decisiones libremente adoptadas. Hay que tenerlo en cuenta. Cuba sigue bloqueada después de 60 años con restricciones en el comercio, en las finanzas, en los créditos o que los barcos que tocan puertos cubanos no puedan tocar puertos americanos. El imperio nos considera a los latinoamericanos como parte de su territorio y sobre el cual pretende ejercer una hegemonía; nos impide el desarrollo libre y soberano de nuestros pueblos.

 

Así se le va a hacer muy complicado…

En este momento tiene un presupuesto, una sede que es el Palacio de Miraflores y el apoyo de las Fuerzas Armadas. Por más que sectores de la oposición desparramen la idea de que hay sectores descontentos en las Fuerzas Armadas, que no hay que descartar, pero no puede considerarse ese intento de sublevación que hubo de veintitantos de miembros de la Guardia Nacional y conducido por un sargento primero. Fue una parodia de insurrección.

 

¿Qué opina del rol de los medios?

Hay un video muy interesante que se llama “La revolución no será transmitida”. Es del momento del golpe contra Chávez y había unos suecos que estaban haciendo notas sobre Venezuela y los toma el hecho. En un momento en que había triunfado el golpe había un grupo de periodistas que pugnaban por ver quién había hecho más para conseguirlo. El cónsul argentino en Caracas se pronunció a favor del golpe en una nota que le hicieron en LT8. Pedí la grabación y hablé con el Dr. Monner Sanz porque el juicio había que hacerlo en BA. Fue una incitación a la violencia y al golpe de estado y fue relevado de su función. Hay una heterogeneidad que como clima de época se manifiesta con mayor fuerza y hay que tener cuidado, denunciarla y luchar contra ella.