Apuntes y resumen
home > Política y Ciudadanía > El fracaso de la guerra contra el narcotráfico
El fracaso de la guerra contra el narcotráfico

13/03/2018

El Director del Área Política de Drogas, Mariano Fusero, analizó las estrategias de lucha contra el narcotráfico y los desafíos que generan el crimen organizado

La Argentina de los narcos.

En el marco del Tercer encuentro sobre drogas y narcotráfico que se realizará el próximo jueves 15, en la Facultad de Derecho, Mariano Fusero, abogado y Director del Área Política de Drogas de la Asociación de Pensamiento Penal, analizó en ABC Universidad las estrategias de lucha contra el narcotráfico que lleva adelante el gobierno y los desafíos que generan el crimen organizado en nuestro país.

El Director del Área Política de Drogas indicó que según estadísticas nacionales oficiales del 2016, La provincia de Santa Fe posee la tasa de homicidios más alta del país, y esto se debe en parte a la violencia desatada por bandas dedicadas al narcomenudeo.

Por otro lado según las propias estadísticas de las Fiscalías Federales, aproximadamente el 25% de todas las causas que realiza por año, son delitos “menores” de los regulados en la ley de estupefacientes n° 23.737, hechos que si bien generan todo un movimiento del engranaje policial y judicial, luego no resultan con ningún condenado, dado los actuales criterios jurisprudenciales. Esto no es menor teniendo en consideración la creciente demanda de seguridad por parte de la sociedad, mientras que se agrava el famoso “colapso judicial” (por cantidad de causas) y se desperdician valiosas horas de trabajo de las instituciones policiales persiguiendo y deteniendo a jóvenes que poseen droga para consumo personal y que luego ni siquiera resultan condenados.

Ante la permanente actualidad del debate por los efectos que día a día produce el narcotráfico en Rosario y la región, el  Grupo de Estudios Penales y Criminológicos (Gepyc) consideró que “es importante realizar nuevos encuentros para seguir elaborando y discutiendo alternativas para mejorar los índices de homicidios, estudiando el fenómeno mundial del tráfico de estupefaciente y sus consecuentes efectos locales, analizando las distintas alternativas propias para eventualmente mejorar la capacidad publica y social de enfrentarse a estos hechos y a sus consecuencias dañosas, como lo son la violencia y el enriquecimiento ilícito de las bandas criminales que se dedican a esta actividad, y la capacidad de corromper a las estructuras estatales que en principio son las encargadas de controlar estos hechos”.

Cabe recordar que, a contramano de lo que sostienen expresidentes de la región, juristas, profesionales de la salud y otros expertos que declaran el fracaso de la "guerra contra las drogas"; y de los avances que se han dado en la región orientados a despenalizar y legalizar el consumo de drogas, el gobierno nacional tomó la decisión de “luchar” contra el narcotráfico impulsando las mismas recetas represivas que han fracasado, por lo menos para combatir precisamente el narcotráfico.

En este marco, el presidente Mauricio Macri definió el pasado lunes las modificaciones que implementará en el área de Defensa y que implicará un cambio estructura y una redefinición de objetivos.

La reforma apuntará a una mayor unidad entre las tres ramas de las Fuerzas Armadas, al tiempo que se reforzará el combate contra el crimen organizado en todos los frentes, incluido el ciberespacio.

Según trascendió, este cambio estructura se irá haciendo de manera parcial, por intermedio de resoluciones, que irán variando por ejemplo la concepción de enemigo, dejando de lado la idea de un ataque de un Estado extranjero al de una "guerra híbrida", lo que hace pensar en un enemigo que puede utilizar armas y tácticas convencionales con nuevas.